Compañía

Afrontamos el siglo XXI con el reto de competir en un mercado tan exigente como el europeo

Ofrecemos un producto de alta calidad, personalizado a las necesidades del cliente, y a un precio siempre competitivo. Cientos de unidades vendidas en muchos países europeos nos avalan.

Tecnológicamente nos enorgullece ser capaces de diseñar y fabricar nuestros propios chasis. Además, construimos las carrocerías mediante las últimas tecnologías y materiales, lo cual es sinónimo de longevidad y calidad. Y estamos a la altura de las expectativas del cliente en trato y servicio.

Nuestros vehículos cubren un rango operativo envidiable, pudiendo transportar con toda comodidad desde 20 a 100 pasajeros, según versiones, siendo en la actualidad el único carrocero español que construye vehículos de dos pisos.

Calidad

Nuestro control de calidad es exigente con cada etapa del proceso de fabricación de nuestros autocares, desde la proyección de prototipos, a la personalización según las necesidades de los clientes, fabricación y a toda la cadena de suministro.

Nos aseguramos que nuestros vehículos dispongan de elevados estándares de calidad.

certificado

Nuestra historia

1905

1911

1914

1929

1936

1949

1955

1969

1977

1982

1986

2000

2004

2010

Julian Assange remueve al mundo después de filtrar documentos confidenciales del gobierno de los EEUU.

La caída de la demanda en europa, provocada por una gran crisis económica y financiera, nos obliga a buscar nuevos mercados donde comercializar nuestros vehículos. En el mes de octubre, desembarca por primera vez un vehículo AYATS en territorio Mexicano que presenta todas las bondades de nuestra carrocería, en un mercado muy receptivo para el tipo de producto que fabricamos.

Atentado terrorista en Madrid, el 11 de marzo, con un balance de 192 muertos y más de 1.400 heridos. El aumento de la demanda no ha comportado un cambio de estrategia de producto; seguimos creyendo en la personalización de nuestros vehículos como autocares fuera de serie, en los procesos de producción, artesanales en su base, con tecnologías puntas en su diseño, producción y acabados. Hoy en día AYATS, dirigida totalmente por la familia Vilá, dispone de más de 40.000 m2 edificados y una producción anual de 450 unidades. una buena parte del éxito de Carrocerías AYATS se ha basado, desde siempre, en la ilusión, el esfuerzo y un óptimo producto.

Inundaciones en Mozambique causan más de 40.000 muertos. Juegos Olímpicos en Sidney.

Inauguradas las plantas de Tetuán y Tona, AYATS descentraliza la gestión con el fin de dinamizar los procesos adecuándolos a los mercados de influencia. Un autocar diario salía del conjunto de las tres factorías del grupo en dirección a países tan dispares como Egipto, Israel, Grecia o Gran Bretaña.
La comercialización de los autocares AYATS, dirigida por Martí Pagés, a través de ferias internacionales y de un gran esfuerzo del equipo de dirección, supone un aumento espectacular en la producción del número de unidades.

 

España ingresa en la Comunidad Económica Europea. Desastre de Chernobil. Barcelona es declarada sede para los Juegos Olímpicos de 1992.
Los autocares AYATS se posicionan como referente español en el mercado europeo, Oriente Medio y norte de África. Necesitados de mayor espacio para cubrir la cartera de pedidos, se construye una nueva planta de 20.000 m2 en Can Cali, Arbúcies, donde trabajan más de 200 personas, con una producción anual de 200 unidades.

Se construyen autocares de uno y dos pisos, poniendo hincapié en los chasis AYATS, más ligeros y robustos que los que marcan las normativas internacionales.
Se crea un nuevo y diversificado consejo de administración, del que entran a formar parte Juan Vilá Cumalls y Juan García Ayats (hijo de Remigio García).

Guerra en las Malvinas entre Argentina e Inglaterra. Italia gana el campeonato de fútbol celebrado en España.
La ruptura del monopolio estatal en la venta de chasis permite dar un giro muy importante en la política de ventas de la compañía, siendo la única empresa española que fabrica y comercializa sus propios chasis.
La gestión empresarial pasa de un sistema claramente piramidal a un consejo de administración presidido por Joaquim Ayats, en el que sale reforzada la figura del encargado general, Juan Vilá Cumalls. Se logra optimizar el dinamismo de la gestión, tanto en el ámbito administrativo o comercial, como en todos los procesos de ingeniería y desarrollo vinculados a la producción. Carrocerías AYATS adquiere un gran prestigio en esta época.

En junio, primeras elecciones democráticas en España. En noviembre es lanzado desde Florida el Meteosat.
Debido a una fuerte crisis en la que estaba en juego el futuro de la empresa, Juan Vilá Cumalls, dotado de un carácter emprendedor y una magnífica visión de futuro, logra reflotar la empresa con el apoyo de todos sus integrantes y colaboradores exteriores situándola, de nuevo, como una de las compañías punteras del sector.

El 21 de julio, los astronautas estadounidenses Armstrong, Aldrin y Collins pisan por primera vez la superficie lunar con la nave Apolo XI.
Jubilado Joan Vilá Carré en 1965, pasa a ocupar su cargo Juan Vilá Cumalls, como jefe de taller, siendo el presidente Joaquim Ayats. AYATS apuesta claramente por la innovación estructural de sus unidades, desplazando el motor a la parte trasera del vehículo. Esta apuesta se puede llevar a cabo gracias a la utilización de materiales más ligeros y resistentes en las estructuras. Se alcanza una época de máximo esplendor.
Del mismo modo y creciendo en vertical, se consigue generar por debajo del habitáculo un espacio bodega que substituye a la tradicional baca superior. De este modo se gana confort interior, seguridad en la conducción y visibilidad desde su interior.

AYATS apuesta por la estética de sus vehículos como elemento diferencial, integrando elementos cromados y grandes ventanas que se proyectan en el techo gracias a los nuevos materiales conformables inventados en la época, como el plexiglás. No obstante, sigue utilizándose el techo de los autocares como portamaletas.
Con una estructura piramidal, la empresa estaba integrada por secciones especializadas, con sus responsables. A su vez, las secciones estaban integradas en la cadena de producción, en la que va tomando el relevo Joaquim Ayats, hijo del fundador.

España queda exenta de la ayuda internacional del Plan Marshall, con lo que la economía avanza lentamente. Las prioridades evolutivas de las carrocerías AYATS se centran en la integración de los motores en el cuerpo del chasis. Hasta entonces los motores se montaban por delante de las ruedas delanteras. Esta modificación, gracias a la solidez estructural, mejora la estética exterior y la estabilidad de los autocares, pero no respeta los espacios interiores perdidos.

Al inicio de la Guerra Civil española la plantilla de AYATS estaba integrada por 48 personas, entre operarios y aprendices, 34 de ellos hijos de Arbúcies.
Los talleres son colectivizados, e incautados todos los vehículos de la provincia, lo que provoca la falta de pedidos de nuevos modelos.
Sin embargo, se construyen vehículos para el transporte de tropas, ambulancias y material de guerra.
Después de la guerra, con Joan Ayats Casas en prisión y su hijo Joaquim ausente por el servicio militar, toma el control Joan Vilá Carré como encargado general; posteriormente regresan el fundador y su hijo, que vuelven a tomar las riendas del negocio.

La ampliación de los talleres en el número 88 de la misma calle permite compartimentar los espacios de almacenaje y producción, logrando una mayor comodidad en el trabajo. De esta época son las primeras carrocerías construidas, como las Lando, las berlinas y las Hispano Suiza, para terratenientes de la zona. El taller sufre un espectacular incendio que, avivado por la gran cantidad de madera almacenada, destruye la maquinaria y el propio edificio. Uno de los Hispano Suiza de este periodo es utilizado por el rey Alfonso XIII.

Este es un periodo de máxima expansión en el sector maderero, y la riqueza forestal del Montseny sirve como base para las primeras carrocerías que construye AYATS. La aportación de nuevos especialistas en planchistería y pintura permite la incorporación de planchas metálicas como acabados exteriores en dichas carrocerías.
Se incorpora por estas fechas, como aprendiz con 11 años, Joan Vilá i Carré, futuro encargado general del taller, que a finales de la década se ubica en el número 16 de la calle Camprodon de Arbúcies.
Con el paso del tiempo el pequeño obrador se va transformando en una empresa cada vez más sólida, incorporándose a la misma el yerno Remigio García y el hijo del fundador, Joaquim Ayats Vilá.

Por estos años, y con la ayuda de 15 colaboradores, dedica todo su esfuerzo a la construcción de carruajes seriando algunos procesos de fabricación y creando las primeras secciones especializadas como la de tapicería, que dirige su mujer. Oficios artesanales, como carpinteros, herreros, tapiceros, etc., quedan vinculados con un objetivo común: la producción especializada. Estos especialistas darán origen al trabajo en serie y posteriormente a la producción en cadena.

Joan Ayats Casas construye los primeros carros para el transporte de carbón entre las carboneras del Montseny y la estación ferroviaria de Hostalric, que proveía de carbón vegetal a la ciudad de Barcelona. Nacido en Navata, Alt Empordá, a los 17 años se traslada a Barcelona como aprendiz, casándose a los 24 con Teresa Vilá i Argeles, hija de la villa de Navata.

Con una carpintería y la ayuda de su mujer construye carruajes de madera que serán la antesala de las futuras carrocerías.

MENU